jueves, 28 de noviembre de 2013

Plan de Comunicación - primeras impresiones

File:Redsocial.jpg

By Gruponorte5 (Own work) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], 
via Wikimedia Commons

Interacción 1. f. Acción que se ejerce recíprocamente entre dos o más objetos, agentes, fuerzas, funciones,etc. (Diccionario de la RAE)


Un Plan de de Comunicación Externo es un espacio para que todos los miembros de una comunidad educativa entren en relación con el motivo de la existencia de ella misma: el aprendizaje. Las posibilidades generadas por el uso masivo de internet y de las redes sociales han establecido un interesante paradigma del cómo se deben comportar los centros educativos, sus profesores, los alumnos y los padres de familia.  La dimensión que puede alcanzar un uso adecuado de los elementos en línea, puede ser inimaginable y es la tarea de todos llevar estos usos a buen puerto.  

Hasta hace un tiempo, la forma de relacionarse entre padres de familia e institución /profesores consistía en una cita presencial y poco más; ahora, se requieren otros canales y formas, cada vez más rápidas y eficientes para comunicarse.  También internet se volvió, en ocasiones, una problemática para ciertos profesores, que se veían desplazados como “impartidores de conocimiento” y para los alumnos, en un espacio solamente asociado al esparcimiento.  Cambiar esa visualización es parte de lo que puede lograrse con un Plan de Comunicación.  Desde el punto de vista del centro educativo, inicialmente, pensaría como recurso principal en una página web.  Esta debe estar actualizada permanentemente y con los objetivos claros desde un inicio: Promocionar el centro.  Brindar información general, mostrar infraestructura, recursos, convenios, etc.; para ampliar estos datos, un formulario de contacto con correo electrónico, números de teléfono y que sea realmente tomado en cuenta.   Permitir el control administrativo de la institución (en materia de pagos, movimientos, cambios en proyectos, reglamentos, novedades, etc.) y de los alumnos, padres de familia y profesores.  Centralizar de alguna manera las referencias de lo que sucede en la red: los espacios creados por los profesores estarán vinculados a la página principal, de tal forma que sean seguros para acceder a ellos.  Facilitar la planificación de estudiantes, profesores y familias a través de una calendarización actualizada que estará permanentemente en la página actualizada.  Incluir las RRSS, inicialmente las de mayor utilización como Facebook y Twitter, para hacer uso de la inmediatez que brindan estas herramientas.  Esto con la finalidad de respaldar la función del formulario de contacto. Es posible que los padres de familia revisen con más frecuencia su red social favorita que la página del centro, por lo tanto, recibirán las publicaciones de la primera en instantes.Tener un encargado de actualizar la información que sepa del manejo de las redes y de la página. Los recursos disponibiles son muchos, pero no se puede olvidar que hay cuidados importantes a la hora de publicar como lo son el cuidado del “cómo” se publica y el “qué” se publica (las imágenes sobre todo, pueden generar más problemas de la cuenta).Si bien es cierto, el manejo desde el centro puede ser muy neutral, se tiene que entender que al hablar de “Red” no se concibe el centro como la única fuente de información, sino como una parte de un manejo colectivo.  Por tanto, se aclararía que la participación de los demás componentes de la red será relevante en el desenvolvimiento de esta idea.

En lo que respecta a los profesores hablamos de canales de comunicación con el centro, los padres y los alumnos.  En primera instancia, con el centro para manejar la misma información en todos los componentes de la institución, compartir conocimientos con colegas, generar ideas nuevas, relacionar las asignaturas del centro, trabajar en red (formalmente).  En segundo lugar, los padres de familia, comunicación, trabajo con ellos de consulta y colaboración, mantenerlos informados de fechas, asignaciones, desenvolvimiento de sus hijos, etc.  Por último, con los alumnos, desde el compartir contenidos por diferentes medios y herramientas, hasta espacios para dudas o presentación de tareas o incluso, que gran parte del curso se desarrolle en línea, son utilizaciones posibles para una red.  Es claro que los profesores tendrán una responsabilidad con la página del colegio, con la producción de contenidos propios, con hacer uso de licencias abiertas, con la actualización permanente de su sitio, con el manejo adecuado de todo lo relativo a la red; no obstante, ese recargo podrá generar mayores beneficios a mediano y a largo plazo si se integra como una herramienta del proceso de aprendizaje.  Además, las utilidades permitidas por plataformas como moodle, las redes sociales, los blogs y las mismas páginas de internet, son recursos que generan mayor participación de los actores del proceso.  Por tanto, los profesores deben estar lo más actualizados, informados y “enREDados” para colaborar.

Los alumnos utilizan la red todo el tiempo.  Es claro que el acceso móvil y las posibilidades de contar con tecnología en el centro pueden aumentar el consumo de horas en línea.  Al crear una red que los incluye como participantes y no como receptores, les permite generar, compartir, comunicarse, mantenerse al tanto de todo y consultar en todo momento sobre lo que están estudiando.  Los alumnos pueden entonces buscar información, verificar si están utilizando fuentes confiables, manejar sus proyectos de manera que puedan mostrar avances y presentar los productos definitivos en la red, crear trabajos a partir de plataformas que se puedan integrar al centro o que sean simplemente herramientas, prepararse para las pruebas con ayuda del profesor de curso a través de los diferentes canales de comunicación, el pertenecer a la red les permite también tener calendarizadas todas las asignaciones de las diferentes asignaturas y visualizar cómo está su agenda para los períodos.  Las posibilidades de utilizar blogs, FAcebook y Twitter como herramientas de contacto y de control del curso son muy relevantes.  El cuidado acá también pasaría por “lo que” se publica y el “cómo” se publica; por una parte, el manejo de la red y la información y luego, un código de comportamiento consensuado y comedido; entender que a pesar de ser red social, no implica que puede ser utilizado sin tomar en cuenta principios básicos de conducta y de netiqueta.  Por último, el mantenerse cerca de la institución, desde la red, les generará seguridad en torno a su utilización de los recursos académicos, pues, estarían compartiendo con todos los miembros de su comunidad educativa.  Probablemente, el único problema que observo es la posibilidad de utilizar excusas como “se me cayó internet”, “me entró un virus en la computadora” o “yo creo que se lo envié” para justificar la no participación/presencia en la red.  Intentaré dejar de lado esta consideración, porque pretendo pensar en los pros del asunto.

Los padres de familia son el último elemento de valoración.  Decía al inicio que los canales de antes eran más convencionales.  Las citas con los profesores o con el director antes eran una constante, mas ahora los padres de familia requieren más información y quizás menos protocolo.  Puede ser que les baste con comunicarse con el centro vía correo-e o por medio de redes sociales, también que necesiten estar al tanto de lo que sucede en el centro, como por medio de una agenda o un calendario.  Que cuenten con un acceso a las actividades que realizan sus hijos y que, al mismo tiempo, esto les permita participar en algunas.  Tal vez sea necesaria una sección en la página para que ellos mismos entren en relación con otros padres de familia del nivel o del curso para conversar con el profesor.  En casos de fuerza mayor, que puedan recibir información actualizada de cómo actuar.  En sí, me parece que para las familias, pertenecer a la red conlleva beneficios múltiples y les permite participar del proceso.  Es necesario agregar, que no sustituye lo anteriomente mencionado a la presencia de los padres en la institución; pero lo complementa perfectamente.

Con respecto al manejo de los públicos que tendría este hipotético plan de comunicación, se debe establecer formalmente de la siguiente manera:La página web está destinada a todos los públicos posibles, tanto internos como externos.  La idea de la web es comunicar al entorno y posicionar a la institución por tanto debe incluir las informaciones más importantes y ser un canal de comunicación abierto para los miembros de la comunidad y para los potenciales miembros de esta. Puede incluirse el uso de las RRSS para ampliar las posibilidades comunicativas.  Al mismo tiempo, debe tener claro que el manejo de la privacidad y la seguridad del centro son requisitos ineludibles, por tanto, debe tener claro que los datos generales, el manejo de imágenes o las situaciones que sucedan en la institución deben ser analizadas previamente a su publicación.  Por otra parte, debe tener partes que no son accesibles para todo tipo de usuarios, por ejemplo, zonas específicas para profesores, para alumnos activos, para padres de familia, etc.  La utilización de RRSS y blogs desde las asignaturas tiene también sus elementos.  Al ser recursos abiertos, pueden ser accesados por prácticamente cualquier internauta.  En este caso, me parece que la clave es saber qué compartir en las partes más abiertas como el blog, Facebook o Twitter y qué en otras más cerradas como Moodle u otras plataformas.  Inicialmente están dirigidas a un público propio como lo son los alumnos y los padres de familia, pero también pueden ser consultadas por los compañeros profesores y  las personas ajenas a la institución.  El manejo del lenguaje, de las interacciones y de la información que contengan estas herramientas será clave para establecerlo como un elemento de utilidad en el centro educativo. Las plataformas más privadas (por ejemplo Moodle, Google Education o páginas como Glogster.edu) están destinadas a los alumnos directamente.  Deben ser utilizadas con bastante rigurosidad pues la persona que ingresa se asume, es la que está cursando la asignatura; por tanto, la privacidad, el control de acceso, la verificación de datos y demás cuidados deben estar en permanente revisión.   Si se considera necesario, algún acceso para los padres de familia podría tomarse en cuenta. Por último, me parece una necesidad también establecer grupos dentro de la institución para intercambiar ideas entre profesores de las distintas áreas, la dirección o las coordinaciones internas. De momento, puedo decir que desconozco si hay algún recurso parecido, pero mi compromiso es buscarlo.  Inicialmente, consideraría útil la implementación de grupos privados en alguna red social. No obstante, implicaría que todos tuvieran usuario activo en alguna específica para unificar criterios. La parte de “cerrar” el grupo es necesaria debido a la información que, eventualmente, se puede manejar ahí (casos especiales, conductas observadas, rendimiento académico, etc.) o los temas tratados.

Como epígrafe a este texto elegí la palabra “interacción” porque me parece que es la que define este escrito.  La idea de una red de comunicación pasa por la participación de todos en la construcción del objetivo común.  Una comunidad educativa en la red, en este momento, es una necesidad fundamental de cada uno de sus miembros.  El carácter de reciprocidad de la palabra no muestra que la red es un medio en el cual todos tenemos un aporte que brindar y al mismo tiempo podemos aprender algo más.  Proyectar al centro como espacio el aprendizaje colectivo se vuelve entonces, la responsabilidad de todos también.







D.

No hay comentarios:

Publicar un comentario